Hagamos un poco de memoria, intentemos visualizar la importancia de la cosmética y de la perfumería, desde un punto de vista histórico, para poder evaluar la calidad de un regalo excepcional.

Al principio de los tiempos el hombre primitivo prendía hogueras para calentarse. En alguna ocasión, debió echar al fuego algo de tomillo o romero, o cualquier otra planta olorosa, que al prenderse llenase el ambiente de un olor agradable y relajante y que, desprendiéndose entre volutas de humo, lo inundaría todo alrededor, extasiándolo ante semejante milagro.

Los olores naturales agradan al ser humano y lo relajan, esto es un hecho. El mar, las flores, la lluvia, etc. le hacen soñar y lo adormecen. Esto debió ocurrir y maravillar a los primeros hombres que, sorprendidos, no pudieron pensar más que era un regalo de los dioses o que, de alguna forma aquello, invisible y penetrante, les pertenecía. A partir de ese momento, lo usaron para perfumar estancias y ambientes dentro de los hábitats naturales de los hombres. Probablemente así sería como nació la perfumería.

images

Este humo perfumado se utilizaría, y aún se sigue usando, como ofrenda a los dioses en todas las culturas y religiones del mundo. Hay por tanto una afinidad, una unión mística, entre el perfume y la divinidad.

Etimológicamente, proviene del latín por y fumareA través del humo” y, esta relación con los dioses, es tal vez la ofrenda que lleva implícita el regalar un perfume a alguien querido. Es el regalo por excelencia, con ello se le está ofreciendo materia de origen divino a esa persona que es merecedora de semejante regalo, según sus sentimientos. Tenga esto en cuenta cuando reciba de regalo un perfume.

Por supuesto que perfumería y cosmética también van unidas desde tiempo inmemorial. La belleza, que también se cree una virtud de los dioses, viene acompañando a las tribus ancestrales como elemento mágico y sobrenatural, usando en sus orígenes el barro, junto a hierbas medicinales, para cuidar la piel o añadir color a su rostro, utilizando aceites, y otros elementos, para perfumar el cuerpo.

Existen datos de hace más de 2300 años antes de Cristo, en el poema épico de Gilgamesh, donde se encuentran ya multitud de referencias a los cosméticos y perfumes usados en aquella época.

Por supuesto, los egipcios dominaron este arte. Al parecer, ellos lo perfumaban todo, desde los famosos papiros donde escribían sus oraciones  hasta las estatuas que también maquillaban y untaban con ungüentos. Relacionaban esta actividad con la del embalsamiento. Junto al hecho de mantenerlas intactas para evitar que un cuerpo entrase en putrefacción, también aplicaban  sustancias perfumadas para permitirles más fácilmente el paso al mundo de los muertos.

 history-1

Afortunadamente, hemos dejado atrás el barro, los papiros y los embalsamientos, y contamos en la actualidad con toda una disciplina dentro de las ciencias de la salud. Una enorme industria que se mueve alrededor de la cosmética para hacerla más segura y útil. Ciencias como la química, la biología, la farmacia y la medicina, se unen para ofrecer toda la garantía posible en la preservación o el embellecimiento del cutis y del cabello.

 

¿Necesitas artículos como este? Estoy a tu disposición.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s