En un mundo donde la libertad tiende a desaparecer entre cortinas de humo, donde la verdad es dirigida por la empresa contratante, donde el pueblo olvida la justicia entre letras de neón; luchar contracorriente, ser libre, auténtico y usar la letra impresa para demostrarlo se convierte en un acto de rebeldía con la única satisfacción de la victoria interna.