Desenterró otro, y otro más. Las estatuillas de barro podrían tener una antigüedad de seis mil años. Rasgos negroides y mongoloides, caucasianos y precolombinos. Sus características dejaban dilucidar claramente las diferencias raciales en su morfología. Medían aproximadamente medio metro y estaban ricamente decoradas.

— Parece que hace mucho tiempo existió aquí una especie de «O.N.U. » – Pensó el maestro de obras. -En fin que se le va hacer…

Elevó la vista y pudo ver claramente en todo el perímetro escarbado una construcción de piedra, un templo y algunas viviendas. No es de ninguna cultura conocida, pensó, es mucho más antiguo que cualquier civilización que conozcamos, mucho más…

Levantó su rodilla del suelo con una de las estatuillas en la mano, la que le pareció más hermosa, se sacudió el polvo del pantalón y con un leve movimiento de mano ordenó a la gigantesca hormigonera que iniciara su trabajo.

– Si avisamos seguro que paran la obra. -Se dijo lacónico.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s